Nov
09
La tarjeta de residente « BLING-BLING »

El 15 de septiembre último pasado Eric BESSON, actual ministro de la Inmigración, de la Integración, de la Identidad nacional y del Desarrollo solidario, ha firmado el decreto – publicado ese mismo día en el Diario oficial de la República francesa – creando una nueva tarjeta de residente que será expedida por una « contribución económica excepcional ».

Esta tarjeta tendrá una validez de 10 años y será emitida directamente sin necesidad de pasar previamente por la renovación anual de las tarjetas temporarias de estadía o la obtención preliminar de una tarjeta de residente de 3 años como es el caso hasta hoy.

La creación de esta nueva tarjeta de residente es la consagración de una de las vertientes de la famosa política de la “inmigración elegida” que ha sido adoptada por el gobierno francés.

Para obtener esta flamante tarjeta hay que invertir 10 millones de Euros en Francia o administrar un proyecto que tienda a crear o a mantener 50 empleos como mínimo en este país.

Esta contribución podrá hacerse personalmente o por el intermediario de una sociedad que el interesado dirija y en la que debe poseer el 30 % del capital como mínimo cumpliendo por supuesto además con una de las dos condiciones exigidas líneas arriba.

El gobierno francés calcula emitir esta tarjeta de residente “especial ricos” a unas 200 personas extranjeras que podrían beneficiarse durante el año 2010.

La razón blandida por el ministro para motivar la instauración de esta nueva tarjeta de residente “dorada” es, en principio, el hecho de que el gobierno tiene necesidad de aumentar la atracción que tiene Francia en el mundo y para competir con los Estados Unidos y con el Japón en este terreno.

El ejemplo esgrimido es la atracción que ejerce para los extranjeros afortunados la “Silicon Valley” en California (Estados Unidos) donde más del 52 % de los creadores de empresa son de origen extranjero

De otro lado, se avanza que la inmigración profesional en Francia no representa hasta ahora más del 20 % de las visas de larga estadía. Por comparación, se informa que este porcentaje se eleva hasta el 50 % en los Estados Unidos.

Pero el mismo ministro Eric BESSON, ex miembro del Partido Socialista francés, ha reconocido que esta tarjeta es “un poco elitista” defendiéndose así de sus detractores que le acusan de querer instaurar una “prima al dinero”.

La nueva tarjeta se aparenta a la “tarjeta azul” europea que quiere competir con la tarjeta verde norteamericana y se aparenta también a la tarjeta denominada « competencias y talentos » que según la estadísticas solo ha beneficiado a 700 extranjeros desde la publicación del decreto en marzo del 2007.

A nuestro parecer el solo criterio de considerar a extranjeros que emigren a Francia por el único contenido de sus bolsillos es una peligrosa deriva. Estamos seguros, sin embargo, que los extranjeros realmente millonarios no tendrán ningún interés de abandonar sus respectivos países de origen de manera permanente contrariamente a los emigrantes digamos “normales” que en una gran mayoría de casos emigran por un contexto de guerra, por una situación de crisis económica o por razones de orden familiar.

Pero, según el decreto, la expedición de esta tarjeta de residente « gold » será reversible. Esto es, que ella podrá ser retirada a su titular si la operación o el compromiso del interesado no conoce ningún comienzo de ejecución dentro de un año o si los fondos provienen de “actividades ilegales” (sic).

La nueva tarjeta de residente es una suerte de lotería al revés : En lugar de comprar un ticket para ganar una determinada cantidad de millones, hipotéticamente 10 millones de Euros, es con este monto de 10 millones de Euros que se compra el ticket para ganar el derecho de residir en Francia tranquilamente durante 10 años.

Es muy triste constatar, en consecuencia, que la concepción del derecho de los extranjeros en Francia se convierte cada día que pasa en una percepción mucho más utilitarista y necia.

Una tarjeta de residencia válida por diez años en Francia contra 10 millones de Euros. El ministro Eric BESSON es el más caro de todos los « passeurs » que han existido hasta el momento.

Maître Angel LA TORRE

Avocat au Barreau de PARIS

Móvil : 06 37 70 70 66

E-Mail : angel@la-torre.net

Commentaires

Me parece muy caro para establecerse en Francia cuyos impuestos son muy famosos.

En effet. Y aura-t-il des étrangers intéressés? Wait and see.

Ajouter un commentaire

Image CAPTCHA