Feb
26
Tarjeta Roja a todos los Corruptos

WANTED: 28,200 Euros de recompensa para quien informe sobre el paradero de un ex presidente peruano, hoy prófugo de la justicia, que habría recibido 20 millones de dólares mal habidos de la empresa brasilera Odebrecht por la construcción de la Ruta Interoceánica del Sur, una carretera que une el Brasil con el Perú.

Ninguna denuncia al día de hoy (el presente artículo ha sido cerrado el martes 21 de febrero). ¿Se lo comió la tierra o el monto de la prima es irrisorio? Lo cierto es que el buscado, más vivo que muerto, se encontraría justamente (luego de haber estado en París en el momento que estalló el escándalo) en tierras del otrora “Far West” norteamericano.

En efecto, todo hace presagiar su presencia en Palo Alto, California, a los alrededores de la universidad de Stanford, prestigiosa casa de estudios donde el ex mandatario peruano obtuvo dos maestrías y donde actualmente es investigador visitante.

Alejandro Celestino Toledo Manrique es el tristemente célebre personaje al que hacemos mención líneas arriba. Toledo fue presidente del Perú entre 2001 y 2006. Abanderado de la “Marcha de los Cuatro Suyos”, él representaba la cólera del pueblo peruano contra la corrupción fujimontesinista al que objetaba con ardor y régimen al que remplazó democráticamente en el poder.

A pesar de ello, Toledo “pisó el palito” de la corrupción y se convirtió con este hecho en el actor principal de la plaga que combatió, aparentemente, solo por oportunismo y conveniencia personal.

Pero, ¿quién es Odebrecht? Aparte de su creador, Norberto Odebrecht, que le dio su apellido, es una empresa brasilera de construcción y de trabajos públicos, cotizada a Wall Street, que ha sido objeto de una investigación norteamericana que la ha hecho reconocer haber pagado 800 millones de dólares en sobornos en los países en los que intervino. Esta multinacional de la corrupción ha sido en consecuencia sancionada por la justicia norteamericana, luego de declarase culpable ante ella, con una multa por un monto colosal de 3.5 billones de dólares.

La corrupta empresa brasilera, que forma parte del gigantesco escándalo “Lava Jato” (conocido también como “escándalo Petrobras”), ha hecho estragos en la esfera política del país auriverde, donde Lula da Silva y Dilma Rousseff, dos ex presidentes, han sido fuertemente cuestionados y, en el caso de la segunda, relevada del cargo.

En el Perú, esta empresa donó 800 000 dólares para la construcción del Cristo del Pacífico en el Morro Solar de Lima (a la imagen del Cristo de Corcovado en Río de Janeiro) que ha sido rebautizado, desde que el escándalo estalló, como el “Cristo de la Corrupción” por los habitantes de Lima y por las autoridades que ahora no saben qué hacer con ella, no por el Jesucristo que representa, sino por el dinero sucio que sirvió a su construcción.

Permítanme ahora una atingencia, ciertamente subjetiva, respecto a las esposas de los hombres políticos. Se ve cuando las susodichas se desinteresan por el juego estrictamente político de sus parejas: La actual “First Lady” de Estados Unidos, por ejemplo, en la que la hija del presidente está, de facto, tomando ese rol. Respecto al Perú, Ollanta Humala era apodado “cosito” pues su esposa, Nadine Heredia, era la que en realidad, según las malas lenguas, dirigía el Perú.

En consecuencia, el rol jugado por Eliane Karp, antropóloga belga de ascendencia judía, en la elaboración y participación del delito por el que se acusa a su esposo, el ex presidente Alejandro Toledo, no debe ser tan rápidamente abandonado. Al menos que me demuestren que Josef Maiman, Avi Dan On, Adam Pollack y Eva Fernenbug, que intervinieron directamente en estos actos de corrupción, sean originarios de la ancashina Cabana (pueblo de nacimiento del ex presidente).  

Lo cierto es que el “cholo sano y sagrado” (según expresión de la mencionada antropóloga) no da la cara todavía y todo haría pensar que el ex presidente esté aún evaluando la posibilidad de ponerse a buen recaudo en el país hebreo. En efecto, hay que recordar que no existe tratado de extradición entre Israel y el Perú. La Cancillería (ministerio de Relaciones Exteriores del Perú) habría realizado ya los contactos necesarios para prevenir, por su parte, esta eventualidad en Bélgica e Israel, países donde Karp tiene la nacionalidad. Un riesgo real de fuga hacia esos países existe sin embargo, a pesar que Tel Aviv haya afirmado que ese país no admitirá a Toledo mientras éste no arregle su situación ante la justicia peruana.

La ex primera dama se dirigió (luego de un comentario de PPK en una radio colombiana) al actual inquilino de la Casa de Pizarro, mediante una publicación en su muro Facebook en estos términos: “I know what you did last time” (yo sé lo que hiciste la última vez) al que este último replicó con un “yo no hablo inglés”(sic). Comprenda quien bien pueda.

Un mensaje a la nación era entonces necesario para hacer conocer a los peruanos la posición oficial del gobierno respecto al “caso Toledo” y evitar las amalgamas. Es cosa hecha a presente.

Alejandro Toledo está, de su lado, utilizando un argumento “tirado de los pelos” consistente a manifestar que el proceso judicial en su contra es un linchamiento político y se basa en la manoseada teoría del complot para justificar su defensa. Lo cierto es que esta explicación es jurídicamente débil, pues nadie puede negar que el Perú del 2017 es una democracia y que PPK no es para él un enemigo jurado (el actual presidente del Perú fue, en un determinado momento, Primer Ministro de Toledo y las discrepancias entre los dos hombres nunca han sido irreconciliables).

Confundir un proceso judicial con una interpelación política, táctica utilizada igualmente por su abogado (ex congresista y cuestionado personaje), está a nuestro parecer muy lejos de ser una línea de defensa valedera en este contencioso.

PPK, por otro lado, deberá visitar el país del tío Sam, del que era ciudadano (nacionalidad a la que renunció para presentarse a la presidencia del Perú), del 23 al 27 de febrero, periodo durante el cual se reunirá con su homólogo norteamericano, el inefable Donald Trump, con el que deberá tratar, entre otros puntos, sobre la extradición del ex mandatario peruano. En efecto, el viernes 17 de febrero último ingresó al Departamento de Estado norteamericano (equivalente al ministerio de Relaciones Exteriores) la información complementaria solicitada por éste a la justicia peruana con el objeto de fundamentar el pedido de arresto provisorio a fines de extradición contra Alejandro Toledo. En concreto, para abrir el pleito en Estados Unidos se deberá primero designar un fiscal para que, seguidamente, el juez competente emita la orden de detención como paso previo a la extradición de Toledo hacia el Perú.     

Asimismo, el sábado 25 de febrero, dentro de las actividades del “Alumni Day” que se celebrará ese día, PPK brindará una disertación en la Universidad de Princeton, en la que obtuvo una Maestría en Asuntos Públicos en 1961, y será galardonado con la medalla James Madison como distinguido exalumno de dicha casa de estudios. En efecto, la medalla James Madison fue instaurada por la Asociación de Exalumnos Graduados de Princeton (APGA, por sus siglas en inglés) para conmemorar el nombre del 4to presidente de los Estados Unidos y el primer estudiante graduado de Princeton que alcanzó dicha alta responsabilidad.

A dos meses de la primera vuelta presidencial en Francia (el 23 de abril próximo) lo que constatamos como una evidencia es una crisis de la moral política de manera globalizada y endémica. Lo que comentamos en estas líneas no sucede solo en el Perú o en América Latina, sino también en otras latitudes. Para prueba, el escándalo de Samsung en Corea del Sur en el que la misma presidenta del país, hoy destituida, está involucrada.

Los estragos de este “sindicato de la corrupción”, una red tentacular a escala internacional, no se han terminado aún. Todos los “peces gordos” (en el sentido real y figurado del término) no han caído todavía. Algunos fuera del poder en estos momentos y otros en responsabilidad política actualmente.

En este contexto, la convocatoria a la gran marcha contra la corrupción (bautizada, “Corrupción Zero”) organizada por la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú para el jueves 2 de marzo es una buena iniciativa y se espera que la participación ciudadana sea contundente y sin ambages.

Esta especie de catarsis política era necesaria para desembarazar el país de los Incas de esta gangrena. En todo caso, por el bien del Perú, una forzosa limpieza era ineluctable para higienizar la lacra de la corrupción tan enquistada en todas las esferas y a todos los niveles de la sociedad peruana en la que este flagelo se había, vale decirlo, institucionalizado.

Algo rescatable de toda esta podredumbre es, sin lugar a dudas, el hecho que los jueces de Sudamérica hayan unido esfuerzos para luchar contra los actos de corrupción de Odebrecht en toda la región.

Entretanto, el Ministerio Publico peruano dispuso abrir una investigación preliminar a Hiro y Sachie, hermanos de Keiko Fujimori (hija de Alberto Fujimori, ex presidente, hoy en prisión, y candidata perdedora en las últimas elecciones generales en el Perú) por el delito de lavado de activos. La Fiscalía pidió asimismo el levantamiento de la inmunidad parlamentaria del tercer hermano, Kenji Fujimori, actualmente congresista y socio de sus hermanos en la empresa Logística Integral Marítima Andina S.A. (Limasa), en cuyos locales la policía encontró, en marzo del 2013, un contenedor que contenía cerca de 100 kilos de cocaína que iba a ser embarcado a México. Hoy día nos enteramos, asimismo, que un fiscal investiga a Keiko Fujimori por lavado de activos en el caso de Joaquín Ramírez.

Actualmente la justicia peruana se interesa también al Gasoducto Sur Peruano (GSP), donde el espectro de Odebrecht, empresa constructora de dicha obra, está como siempre presente. La lista de los implicados en estas vastas estafas al pueblo peruano no se ha agotado por el momento y se esperan nuevos destapes muy pronto.

¡Que pase el siguiente!

           

Renato GELLAR
París, 21 de febrero de 2017 ©

Ajouter un commentaire

Image CAPTCHA