angel.la-torre

Par angel.la-torre le 18/10/13
Dernier commentaire ajouté il y a 7 années 4 mois

Un flamante decreto del 16 de agosto de 2013 último relativo al proceso aplicable ante la Corte Nacional del Derecho de Asilo ha revisado el título III del libro VII del CESEDA (Código de la Entrada y de la Residencia de los Extranjeros y del Derecho de Asilo).

Un rápido sobrevuelo de las características de aplicación de dicho decreto (de solo 3 artículos) y de aplicación inmediata (a partir del 19 de agosto último, salvo la entrada en vigor de algunos artículos para el 30 de abril de 2014 y para el 1ero de febrero de 2015 próximos como fechas límites) nos permite apreciar que:

En lo que a las características del depósito de los recursos se refiere, el decreto modifica varios puntos de la instrucción de los expedientes. Así, las resoluciones tomadas por el Presidente de la Corte o por los presidentes de formación que hasta el día de hoy estaban circunscritos a los desistimientos, a los sobreseimientos a resolverse y a la inadmisibilidad manifiesta non susceptible de ser regularizada podrán asimismo a partir de ahora aplicarse a los recursos que no satisfagan a la competencia de la Corte o que no presenten ningún elemento serio. En este último caso, el demandador de asilo deberá haber sido puesto en conocimiento de los documentos del expediente y el asunto deberá haber sido examinado por un ponente. De otro lado, si el recurso sufre de una inadmisibilidad susceptible de ser cubierta después de la expiración del plazo de recurso, la Corte no la podrá rechazar señalando de oficio esta inadmisibilidad luego de haber invitado su autor a regularizarlo dentro de un plazo impartido que, salvo urgencia, no podrá ser inferior a 15 días.

El decreto subordina asimismo el depósito de un recurso a una multiplicidad de dificultades formales como la enumeración de los documentos, la traducción de los documentos presentados en lengua original traducidos al francés, la traducción certificada para los actos del estado civil, judicial y de policía, etc.

En lo que a las características de la instrucción se refiere, el decreto reforma varios puntos de la misma, como la comunicación con el abogado del demandador de asilo, las modalidades de comunicación del aviso de cierre de la instrucción, de recepción del recurso, de la audiencia y de la decisión. Asimismo el decreto precisa que el presidente de la formación de juzgamiento o de la Corte fija la fecha de cierre de la instrucción. En el caso en el que las partes sean informadas 2 meses antes de la audiencia, la instrucción escrita se cierra 10 días francos antes de la fecha de la audiencia. En los otros casos, la instrucción se cierra 5 días antes de la audiencia. Una novedad es que el decreto autorizará la producción de documentos luego del cierre de la instrucción. Hasta hoy esta posibilidad no estaba autorizada, salvo reapertura de la instrucción. Del mismo modo, la producción de los documentos originales previamente comunicados en copia podrá ser admisible hasta el final de la audiencia.

En lo que a las características de la audiencia se refiere, el decreto ordena que la Corte ponga gratuitamente a disposición del demandador de asilo un intérprete para asistirlo en la audiencia. El decreto indica asimismo que la lista de la audiencia es publicada en la puerta de la sala. La audiencia es pública y el presidente de la formación de juzgamiento es el encargado de velar al orden en la sala y a dirigir los debates. De manera que las personas que asistan a la audiencia deberán observar una actitud digna y guardar el respeto debido a la justicia. Así les está prohibido hablar, hacer señales de aprobación o de desaprobación o de causar desórdenes en la sala. El presidente puede hacer expulsar toda persona que no obedezca a sus órdenes, sin perjuicio de las acciones penales o disciplinarias que podrán ser ejercidas en su contra. Él puede ordenar, si una parte lo solicita o si él estima útil, en razón de las circunstancias del caso, que la audiencia se realice a puerta cerrada.

El ponente da lectura a su informe que analiza el objeto de la demanda y los elementos de hecho y de derecho expuestos por las partes y menciona los elementos propios a aclarar el debate, sin tomar partido sobre el sentido de la decisión. Esta posibilidad era hasta hoy posible y el ponente terminaba normalmente su exposición dando su opinión sobre el hecho de rechazar o no el recurso presentado.

Luego de la lectura del informe, salvo si el abogado del demandador de asilo pide la palabra, la formación de juzgamiento puede hacer las preguntas que estime necesarias a las partes en presencia. El presidente da la palabra al demandador de asilo y al representante de la OFPRA (Oficina Francesa de Protección de los Refugiados y Apátridas).

Asimismo, la parte que ha recibido ─ 7 días antes del cierre de la instrucción─ una escritura o nuevos documentos, puede presentar a la audiencia toda observación oral que estime útil para responder a dicha escritura o a dicha presentación de nuevos documentos.

La formación de juzgamiento delibera fuera de la presencia de las partes y el ponente no tiene voto deliberante.

La decisión es tomada a la mayoría de los votos

Las personas que participen a la deliberación están sometidas a la obligación de respetar el secreto bajo sanción penal.

Asimismo, el miembro de la formación de juzgamiento que supone en su persona una causa de recusación o estima en consciencia deber abstenerse podrá hacerse remplazar por otro miembro que designe el presidente de la Corte.

Asimismo, una parte que desde recusar un miembro de una formación de juzgamiento debe, a pena de inadmisibilidad, hacerlo por un acto especial remitido a la Corte desde que tenga conocimiento de la causa de recusación. Este acto especial indica con precisión los motivos de la recusación y es acompañado de los documentos que lo justifiquen. En ningún caso, la recusación no puede ser formada luego del fin de la audiencia.

El miembro recusado hace conocer por escrito, sea su consentimiento a la recusación, sea los motivos por los que él se opone a la misma.

Como acabamos de ver, el proceso ante la CNDA ha sido profundamente corregido por el decreto que comentamos y que ha codificado, al mismo tiempo, varios aspectos jurisprudenciales que se aplicaban ya en esta jurisdicción.

Maître Angel LA TORRE

Avocat au Barreau de PARIS

El Dr. Ángel LA TORRE, el abogado de los latinos en Francia, atiende -previa cita- en su Despacho ubicado en la dirección siguiente: 186 Avenue de Versailles en PARIS (75016), Metro Porte de Saint-Cloud (línea 9). Para mayores informes pueden escribir a: angel@la-torre.net o llamar al teléfono: 01.8283.39.06 y/o al celular: 06.37.7070.66.