angel.la-torre

Par angel.la-torre le 20/12/15
Dernier commentaire ajouté il y a 5 années 10 mois

Luego de los cobardes y sanguinarios atentados en Paris, el viernes 13 de noviembre último, el gobierno ha decidido instaurar, con justa razón, el “Estado de Emergencia” en Francia.

Pero, ¿que significa “Estado de Emergencia”?

El Estado de Emergencia es un régimen de excepción que fortalece los poderes del ejecutivo (materializada mediante el decreto del Consejo de Ministros del sábado 14 de noviembre último) por razones de seguridad en una parte o en todo el territorio francés. El permite de restringir las libertades de circulación, de reunión y de expresión.

El puede ser declarado según la Ley del 3 de abril de 1955 que lo instituyó ─durante el gobierno del Presidente de la 4ta República, René Coty─ “sea en caso de peligro inminente que resulte de violaciones graves al orden público, sea en caso de eventos que presentan por su naturaleza o por su gravedad el carácter de calamidades públicas”.

Las únicas veces que Francia ha decretado el Estado de Emergencia han sido las siguientes: durante el “putsch” de los generales en Argelia en 1961, en Nueva Caledonia en 1984 y durante los disturbios en la “banlieue” en 2005.

¿Cuál es su traducción práctica?

La declaración del Estado de Emergencia, actualmente en aplicación en todo el territorio francés, da poder a los prefectos:

1° De prohibir la circulación de las personas o de los vehículos en los lugares y a las horas fijadas por orden prefectoral;

2° De instaurar, por orden prefectoral, zonas de protección o de seguridad donde la residencia de las personas será reglamentada; y

3° De prohibir la residencia en todo o en parte del territorio del departamento a toda persona que busque a estorbar, de cualquier manera posible, la acción de los poderes públicos”.

En cuanto al ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, sus prerrogativas y atribuciones durante el Estado de Emergencia han sido reforzadas, sobre todo en lo que toca a la asignación a residencia. Así él puede en estos momentos decretar la asignación a residencia de toda persona contra quien existan razones serias de pensar que su comportamiento constituye una amenaza para la seguridad y el orden públicos.

Asimismo, el ministro del Interior puede actualmente ordenar el cierre provisorio de las salas de espectáculo, los bares y los lugares de reunión de toda naturaleza.

El ministro del Interior puede también tomar medidas para asegurar la interrupción de todo servicio de comunicación al público en línea que provoque la comisión de actos de terrorismo o que haga su apología.

De otro lado, la Ley n° 2015-1501 del 20 de noviembre último pasado, que ha retocado la ley de 1955 que comentamos, prescribe además que el Consejo de Ministros puede disolver por decreto las asociaciones o grupos de hecho que participan a la comisión de actos que atentan gravemente el orden público o que las facilitan o incitan.

Pueden ser también prohibidos, a título general o particular, las reuniones de naturaleza a provocar o a fomentar el desorden.

¿Por cuánto tiempo?

Este instrumento jurídico nace de la ley antes mencionada y no de la Constitución. De manera que su duración no puede exceder de 12 días según la ley que lo creó (o sea, hasta el 26 de noviembre 2015).

Sin embargo, debido a la magnitud de los atentados que hemos vivido en Paris, el Presidente de la República, François Hollande, pidió al Parlamento votar una ley ampliando su validez por 3 meses más.

El viernes 20 de noviembre pasado, la demanda presidencial ha sido aceptada por las dos cámaras del Parlamento francés que ha ampliado entonces su vigencia por noventa días adicionales; es decir, hasta el 26 de febrero de 2016.

¿Y ahora?

Debemos constatar, para comenzar, que el acuerdo de Schengen (véase nuestro artículo sobre “La libre circulación en Europa para los ciudadanos extracomunitarios”, publicado en LAD n° 143 de junio 2013), no ha funcionado, sobre todo en lo que refiere a los controles en las fronteras exteriores de Europa y que se deberá por ende modificar en profundidad el sistema vigente actualmente.

Me entristece, por otro lado, constatar que las víctimas colaterales de la situación actual serán, en lo que a los latinoamericanos se refiere –aparte de los ciudadanos de los países latinoamericanos que ya están habilitados a la exención de visa–, los turistas colombianos (a partir del 3 de diciembre) y los turistas peruanos (sin fecha por el momento, hasta el establecimiento del pasaporte electrónico), puesto que los ciudadanos de esos países, a pesar de la nueva exención de visas Schengen para ellos, no podrán visitarnos libremente. En efecto, Francia ha restablecido el control estricto en sus fronteras y la validez del espacio Schengen (esto es, la libre circulación de personas, de bienes y de servicios) está por el momento interrumpida en el Hexágono, al menos hasta el 15 de diciembre próximo.

Para terminar, atacando Paris y la cultura francesa, los terroristas han atacado en realidad todo el mundo civilizado y, como consecuencia de sus actos salvajes, a partir de ahora sus días están definitivamente contados.

Estamos, en consecuencia, seguros que los momentos dramáticos que nos toca vivir actualmente serán efímeros y que la “joie de vivre” a la francesa se restablecerá a corto plazo de manera absoluta en todo el territorio ─como antes de los inhumanos atentados de estos degenerados─ para felicidad de todos los que tenemos la suerte de residir en este bello país, cuna de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Maître Angel LA TORRE

Avocat au Barreau de PARIS

www.la-torre.net

 

El Dr. Ángel LA TORRE, el “abogado de los latinoamericanos en Francia”, atiende –previa cita– en su Despacho ubicado en la dirección siguiente: 186 Avenue de Versailles en PARIS (75016), Métro Porte de Saint-Cloud ─ Parc des Princes (línea 9).

Para solicitar una cita con el Dr. LA TORRE pueden escribir a: angel@la-torre.net o llamar al teléfono: 01.8283.39.06 y/o, de preferencia, al celular: 06.37.7070.66.